NACIONALES

Largos taponamientos y caos en tránsito del Gran Santo Domingo


SANTO DOMINGO
.- Los largos taponamientos y caos que en los últimos días han afectado  al Gran Santo Domingo provocan no sólo pérdidas económicas por el gasto excesivo de combustible sino también el enojo de la población, que se ve impedida de llegar a tiempo a su destino.

Muchos se quejan de que para llegar a su hora al trabajo, centro de estudios o cualquier otro lugar tienen que salir de sus casas hasta dos horas antes  y de que les toma otras tantas para retornar.

Los tapones ya no están solo en las llamadas horas pico, como ocurría hace tiempo; ahora se producen en todo momento.

LEGISLADOR VE HAY COLAPSO

Luis Henríquez.

El diputado Luis Henríquez,  del Partido de la Liberación Dominicana (PLD),  atribuyó el problema a  irresponsabilidad de las autoridades nacionales y municipales.

El legislador por la provincia de Santo Domingo dijo que el desorden del tránsito ha llevado al colapso a la capital y el municipio Santo Domingo Este (SDE).

“Esto se debe a la carencia de una política de planificación y a la irresponsabilidad de las alcaldías que en lugar de accionar con medidas resolutivas, adoptan medidas paliativas”, denunció el también miembro del Comité Central del PLD.

CUESTIONA «RUTAS DE BICICLETAS»

Citó el caso del Distrito Nacional en donde dijo que el caos del  transporte no se resuelve con “rutas de bicicletas”.

Henríquez dijo que calles y avenidas de la  de la capital y su municipio Santo Domingo Este se mantienen  entaponadas a todas horas y todos los días, lo cual también provoca contaminación del  ambiente, daño  la salud de las personas,  pérdida de tiempo y lesión a la economía de los hogares.

Respecto a Santo Domingo Este pidió que las autoridades se comprometan a hacer un plan de ordenamiento para ir solucionando el embotellamiento de tránsito, que llena de angustia  y desesperación  a automovilistas y transeúntes.

About EL LABORATORIO DIGITAL

0 Comments:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.